h1

VIGÍA DE BOLSILLO / Cómplices al rescate

julio 1, 2011

Crece rechazo contra Godoy

Por Jorge Velazco y Melina Gil.- (01-Jul-2011).-El Auditor del Congreso del Estado, Alonso Godoy, suma muy bien, pero voluntades en su contra.

Ex Gobernadores, empresarios y organismos ciudadanos manifestaron ayer su rechazo a la exoneración y permanencia del funcionario al frente de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ), e hicieron un llamado para que los diputados retomen el caso.

El martes la Comisión de Vigilancia del Congreso de Jalisco declaró lícitos los 9.8 millones de pesos que recibió el Auditor, adicionales a su sueldo.

Por ello, los panistas Alberto Cárdenas Jiménez y Francisco Ramírez Acuña se manifestaron ayer a favor de investigar a fondo los señalamientos contra el funcionario, incluyendo el trabajo de las Legislaturas anteriores.

Cárdenas Jiménez dijo que no se puede permitir una burla de este tipo y confió en que se lleve el tema al Pleno del Congreso.

“El caso es que la sociedad no se está equivocando y es un punto que se merece corregirse de fondo y de raíz”, advirtió.

“Revisar a fondo lo que está ocurriendo ahí, no solamente de este año, los años que sea necesario, dos o tres Legislaturas pasadas para ver qué ha pasado con los recursos ahí, por salud de una institución tan importante como es el Congreso”.

Ramírez Acuña dijo que no se puede poner en entredicho la honestidad del Legislativo.

“No se puede permitir que se tenga en entredicho el trabajo del Legislativo, la honestidad de los legisladores y sobre todo el que el dinero público tenga otros fines”, subrayó.

Miguel Alfaro Aranguren, presidente de la Cámara de Comercio de Guadalajara, se manifestó por reconsiderar la permanencia del Auditor.

“Exhortamos a las militancias partidistas a que hablen con sus representantes para que reconsideren esta afrenta, porque situaciones así socavan aún más la credibilidad de los partidos”, señaló durante la celebración del aniversario de la Cámara.

El dirigente empresarial lamentó que esta decisión tomada por los diputados dañe la imagen y credibilidad de la ASEJ.

“Hay muchos servidores públicos y militantes en los partidos de bien, que individualmente no comulgan con esta decisión, mas lo cierto es que en lo colectivo los partidos no solamente acordaron mantener sin cambios una institución de suma trascendencia para nuestro Estado, sino que se unieron para dar la espalda a la ciudadanía”, dijo.

En tanto, más de 16 organizaciones ciudadanas reiteraron la exigencia para que sea destituido del cargo el Auditor y presentaron el perfil para quien lo releve.

Entre las exigencias se plantea la no afiliación a ningún partido, la declaración pública de patrimonio y no tener antecedentes penales. Se demanda también que tenga licenciatura en Contabilidad, Derecho, Economía o Administración y un posgrado en las labores afines a la ASEJ.

Grupos ciudadanos prevén realizarle el domingo un “juicio” a Godoy afuera de la Auditoría.

CÓMPLICES AL RESCATE Por Sofía Orozco

(01-Jul-2011).-Y, como mala novela, la historia sigue, sin que nada pase: el Auditor continúa inamovible en su puesto.

Capítulos y más capítulos se han ido anexando a esta trama en la que, quien debería ser el bueno, resultó ser otro más de los villanos.

La Auditoría Superior del Estado de Jalisco se inventó para dar credibilidad al Congreso del Estado -esa entidad formada por un puño de diputados que, al parecer, cada vez nos salen peores- y así garantizar que las revisiones a las cuentas públicas sean pulcras, justas e imparciales, pero el gran invento devino en fiasco: el Auditor, para más señas llamado Alonso Godoy, no nos ha servido para eso, sino para todo lo contrario; con tantas malas mañas la credibilidad de esas dos instituciones está por los suelos.

Ya sabemos que el dinero público corre peligro en manos de cualquier político con tentaciones (por ejemplo, digamos, Emilio, quien ya se hacía con su creditote de 5 mil millones de pesos en la bolsa del pantalón, pero ese mismo Congreso se lo negó), y si esperábamos que alguien supervisara que su uso y destino sea siempre el correcto, ya podemos irnos olvidando. En Jalisco el Auditor es como un adorno caro, feo e inútil, o mejor dicho, un estorbo.

Dedicado a limpiar cuentas sucias para los amigos y a ensuciar un poco las de los enemigos, el señor Godoy representa a la perfección al hombre que no debe participar en la vida pública: nadie sabe cómo hace su trabajo, recibe millonarios bonos extrasalariales, establece curiosos tratos mercantiles con quienes debe supervisar (UdeG), se presta a abrir cuentas bancarias para ejercer pagos sospechosos y, por si faltara, participa del negocio a su suegro; finalmente, cuando es sorprendido, sin pena alguna arguye que todo es legal y que, en todo caso, los responsables son quienes autorizaron que todo sucediera.

Pero todo esto no pudo haberlo hecho solo, si sigue teniendo el puesto que le permitió hacer tales tropelías es gracias a quienes lo pusieron ahí: socios, compinches, beneficiarios todos de al menos algún favor; cómplices, porque no puede llamárseles de otra manera. Hombres que duermen más tranquilos que nadie porque se saben protegidos por una red de licenciosas compensaciones, de favores dados y recibidos.

Pongamos al diputado Alfredo Argüelles, quien en la Legislatura anterior se desempeñó como Secretario general del Congreso, y quien en ese entonces colaboró con el atraco.

Hoy se dice enojadísimo por cómo se llevó a cabo la sesión de la Comisión de Vigilancia en la que se salvaron las barbas del Auditor, y que dizque por eso abandonó la sesión, en vez de tomar una postura responsable al respecto. Incapaz de votar a favor de la destitución del barbón de marras, se hace el digno y hasta cree que aparenta integridad y decencia, cuando todos sabemos que se trató de un ardid. Favor con favor se paga, y la relación de este par ya lleva años de solidez.

De igual forma pongamos a los priistas, o a los udegeístas, ellos también son expertos en hacer esas bochornosas cadenas de favores. Ahora que se prepara un juicio público ciudadano en contra de Godoy se debería considerar un agravante en los cargos: la asociación delictuosa.

A la intención de que el asunto se lleve al Pleno del Congreso no vale la pena hacerle caso, si ya sabemos que todo terminará en exoneración, en rescate.

El fino tejido de esa red que soporta a este enorme grupo que establece relaciones con la firme idea de delinquir, no es nuevo y tiene el don de la paciencia. Quizá pasen años para poder recibir las bondades de un favor hecho tiempo atrás, pero nunca es tarde para sacarle provecho.

El descarado aumento de sueldos en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana en año no electoral parece obra de este incesante cruce de favores. Tomás Figueroa, consejero presidente del Instituto, hasta se queja de tal ajuste a su favor: el sueldo es una obligación irrenunciable, clama; ¡qué modifiquen la Constitución local para poderlo reducir!, dice.

El sueldo es irrenunciable, pero vaya que él sí podría renunciar al puesto, mismo que tiene debido a que fue impulsado por su amigo Aristóteles Sandoval, otro personaje que nos tiene preocupados, por la inocencia desmedida con que conduce los destinos del Municipio.

En el caso del Casino Capri, ¡el Alcalde cree que firmó una autorización para un restaurante y le resultó Casino! ¿Será que lo chamaquearon o será un cómplice más?

orozcovacasofia@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: